Muchas veces, cuando nos dirigimos a alguna joyería o lugar especializado en la venta de artículos de oro, salimos del establecimiento sin saber qué hemos recibido exactamente por nuestro dinero. Esto se debe a la gran complejidad que engloba el mundo de las tipologías, calidades y formatos en los que se presenta este preciado mineral. A continuación, trataremos de solventar las dudas más frecuentes que nos acechan a la hora de adquirir joyería elaborada con oro.

1. ¿QUÉ SIGNIFICA 18K O 750 EN EL ORO?

El oro es un material que, a la hora de ser utilizado en joyería, suele presentarse en distintas calidades o grados de pureza. Dicha pureza se mide en quilates, y puede oscilar entre los 8k y los 24K, dependiendo de la cantidad de oro que haya sido utilizada para la elaboración de la joya en cuestión. Como dijimos antes, los quilates es la medida en la que se mide la pureza del oro. Por lo tanto, cuando hablamos de oro puro 100% hablamos del oro de 24k. Es decir, dividimos la composición del oro en 24 partes, el oro puro tendrá 24 de 24 partes de oro, mientras que, por ejemplo, el oro de 10k tendrá 10/24 partes de oro y 14/24 de otros metales.

Las graduaciones de pureza más comunes además de las dos mencionadas anteriormente son 12, 14, 18 y 22 kilates, siendo el oro de 12K puro en un 50%. 

El oro de 18 kilates, es conocido además como “oro de primera ley” o “750”. Esta última denominación hace también referencia a la cantidad de oro puro utilizada en su elaboración, siendo como mínimo 750/1000 milésimas de oro.

1.1 ¿QUÉ ORO ES MEJOR EL DE 18 O EL DE 24 KILATES?

A pesar de que el oro de 24Kt representa la pureza en su máxima expresión, hay varios motivos por los que deberíamos tener más en cuenta el de 18K a la hora de adquirir una joya.

El oro puro, debido a su composición, es un material muy maleable y deformable, por lo que es conveniente añadirle aleaciones de otros metales de dureza superior para que esta característica no suponga un problema en el futuro. Sin embargo, el oro de 18 kilates cuenta con un 75% de oro puro en su composición, siendo el 25% restante otros metales, los cuales modifican su dureza y resistencia.

Por ello, en el diseño de joyas, el oro que se utiliza es el de 18k ya que obtiene un equilibrio entre el valor del oro y la dureza por las aleaciones. Así nuestras joyas no pierden su forma ni su belleza.

2. ¿CÓMO SÉ SI ES ORO DE VERDAD?

A pesar de que en el propio punto de venta deben entregarnos un certificado que indique el tipo de oro que estamos adquiriendo, hay otras muchas formas de comprobar si nuestra joya está hecha realmente de oro o si se trata de una simple bisutería. 

A día de hoy, cualquier joyería cuenta con distintos métodos y dispositivos para poder examinar nuestras piezas y poder así verificar su autenticidad, o por el contrario su composición real. Pero además, existen varios métodos caseros (algunos de ellos bastante útiles) para determinar si nos encontramos verdaderamente ante oro o no, e incluso para conocer la pureza de este. Algunos de ellos son: 

  1. Observación: las joyas de oro suelen llevar grabados los quilates de pureza en las zonas menos visibles de la pieza. Además, el oro ni se decolora ni se oxida, por lo que, si observamos distintas tonalidades o indicios de óxido, significaría que estamos ante una joya bañada en oro, o directamente elaborada en otro material.
  2. Vinagre y limón: a pesar de que es común que los metales reaccionen ante el ácido, esto no ocurre en el oro. En este caso, tanto el vinagre como el limón actúan como un ácido, por tanto, si nuestra joya verdaderamente es de oro, no reaccionará. Hay que tener cuidado puesto que, si estamos ante otro material, es posible que este sí reaccione y modifique el color de nuestra pieza.
  3. Prueba de la cerámica: si al frotar la pieza contra una superficie de cerámica, la marca que deja es de color dorado, se trata de oro de verdad. En cambio, si la marca es negra nos encontramos ante otro tipo de material.
  4. Prueba del mordisco: si al darle un mordisco a la pieza quedan muescas en su superficie, es probable que esté compuesta de oro. Es más, podemos determinar la pureza del mismo examinando la profundidad de la muesca. Obviamente no es para nada fiable ni recomendable, puesto que nadie quiere lucir una pieza de oro con muescas en su superficie. Además, existen metales como el plomo que también son muy blandos, por lo que el mordisco dejará marca igualmente.
  5. Prueba del imán: el oro no presenta propiedades magnéticas, por lo que si aproximamos la pieza a un imán, no debería sentirse atraída por él. En caso de que lo haga, sabremos que se trata de una pieza bañada en oro, o fabricada con otros metales.
  6. Prueba del mechero: si acercamos un mechero durante aproximadamente un minuto a una pieza de oro, esta deberá calentarse únicamente. Si por el contrario se quema o reacciona de otra forma, no estamos hablando de oro.

3. ¿POR QUÉ COMPRAR JOYAS DE ORO?

¿Por qué comprar joyas de oro?

Las joyas fabricadas en oro traen consigo una serie de ventajas muy a tener en cuenta frente a aquellas elaboradas en otro tipo de materiales. Además de su distintivo color y brillo, la pureza del oro como metal hace que por norma general sea un material antialérgico al contacto con la piel humana, por lo que es apto para todo tipo de personas. Asimismo, la calidad y garantía de durabilidad que ofrece el oro no es comparable a la ofrecida por otros materiales empleados en joyería.

Pero quizá la principal razón por la que sea buena idea comprar joyas de oro a día de hoy, es porque además de una adquisición vistosa o un regalo especial, son activos muy reticentes a cambios económicos, debido a la estabilidad del oro en bolsa. Esto hace del oro una inversión muy segura y competitiva de cara al futuro.

4. ¿DÓNDE COMPRAR JOYAS DE ORO?

En Joyería Parejo trabajamos con oro de 18 kilates para conseguir el equilibrio perfecto entre diseño, calidad y durabilidad en nuestras joyas de oro. Todas nuestras joyas vienen acompañadas de su correspondiente certificado de autenticidad, que garantiza el tipo y el grado de pureza del oro utilizado para la elaboración de cada  pieza.

Además, podrás contar con un equipo de profesionales en el sector que se encargarán de asesorarte en todo momento.